Mastopexia de aumento. Elevación y prótesis

Mastopexia de aumento. Elevación y prótesis
4 agosto, 2020 0

Este término designa la técnica que reúne en un solo tiempo quirúrgico la elevación de una mama que está caída a la vez que se realiza un aumento de volumen mediante la colocación de un implante mamario. Probablemente sea la más difícil de las técnicas de cirugía estética mamaria. Esto es así por varios factores:

aumento de mamas

-Primero porque son muchas las combinaciones ante las que nos podemos encontrar, y si ya puede resultar difícil elegir la mejor técnica y prótesis en los casos de aumentos mamarios simples, en estos casos las posibilidades se multiplican, pues también existen varias técnicas de elevación mamaria. La combinación de ambos factores aumenta las posibles soluciones que podemos dar a cada caso concreto.

-Segundo porque, generalmente quien tiene una mama caída, por definición, tiene unos tejidos con una calidad y capacidad de soporte mala, por lo que al aumentar el peso que estos tejidos tienen que soportar el resultado a medio y largo plazo puede verse comprometido. Por tanto, tenemos limitaciones respecto al volumen a emplear en base a la calidad de los tejidos que deben sustentarlo.

-Y tercero, porque las expectativas de las paciente con frecuencia no coinciden con el tipo de resultados que podemos conseguir en estos casos. Con los años y la multiplicación de los casos de aumento mamario simple en nuestro entorno, se ha ido creando en la población general la idea de que independientemente de la calidad de los tejidos y el estado previo del pecho, con solo poner una prótesis se puede conseguir el mismo tipo de resultados que en la mamoplastia de aumento simple. Pero desgraciadamente eso no suele ser así.

MASTOPEXIA DE AUMENTO

Así que en nuestra consulta empezamos explicando lo que no podremos conseguir, y qué diferencias hay entre un tipo y otro de casos para ir posteriormente a lo que sí que conseguiremos tras esta cirugía de mastopexia de aumento. Su resultado generalmente supone una mejoría muy importante respecto a la situación inicial, incluso más dramática que en un aumento mamario simple, pero será un tipo de resultado distinto.

En los casos de mamas ptósicas (caídas), la primera pregunta a hacerse para saber si además de la pexia (elevación) deberemos emplear un implante, es si con el sujetador puesto la paciente se ve con un volumen adecuado. Si no es así, lógicamente, será preciso aumentar el volumen asociando el empleo de una prótesis. Pero si la paciente se ve con un volumen suficiente hay que distinguir dos situaciones bien distintas. En los casos en que la consistencia del tejido sea buena y exista un adecuado volumen de polo superior, probablemente una técnica de mastopexia remodelando el propio tejido -Autoprótesis- será suficiente. Pero si existe un volumen insuficiente en el polo superior, y es deseo de la paciente rellenar esa zona de la mama de una manera consistente, generalmente habrá que recurrir al empleo de un implante mamario. En estos últimos casos, en los que no se quiere aumentar de forma apreciable el volumen mamario pero sí la forma, se combinará la eliminación de parte del tejido mamario –del polo inferior– con la colocación de un implante que ayude a dar volumen en el polo superior.

¿Y la cicatriz de la Mastopexia de aumento?

Pues dependerá de dos cuestiones: Por un lado de la posición en el que se encuentre el complejo areola-pezón y por otra del exceso de piel y glándula en la parte inferior de la mama (polo inferior). Cuando el complejo areola pezón no está muy caído y no sobra demasiada piel en polo inferior se puede emplear una técnica de PEXIA PERIAREOLAR. En ella la cicatriz queda limitada a una línea alrededor de la areola. En el momento que la areola quede en una posición demasiado baja o haya exceso de piel en polo inferior a esta cicatriz periareolar habrá que sumar una VERTICAL o incluso una en forma de T INVERTIDA.

¿Qué tipo de prótesis empleamos en estos casos?

Depende, pues la prótesis no solo va a aportar el volumen que falta, sino también la distribución del mismo en la mama y la forma de esta. Nos decidiremos por implantes redondos más cohesivos cuando deseemos polos superiores más llenos, y por implantes redondos de gel más ergonómicos o responsive en el resto de casos. Incluso en algunos casos, los implantes anatómicos pueden ser muy adecuados, por ejemplo en casos de ptosis de complejos areola-pezón con polos inferiores cortos o en mamas con base de implantación baja o demasiado alta.

¿Cuándo hacer en dos tiempos distintos la elevación y el aumento?

En esto hay una gran variedad de opiniones. Nosotros somos de la opinión de que si el por el grado de caída de la mama o la situación del tejido mamario obliga a un procedimiento de elevación muy complejo, es mejor realizar primero la remodelación del tejido y elevación del mismo y a los seis meses realizar la intervención para colocar la prótesis. En esas circunstancias realizar al mismo tiempo ambas cirugías aumenta mucho la posibilidad de complicaciones y malos resultados. Cuando un pecho está muy caído las maniobras quirúrgicas para elevarlo ya suponen un stress sobre esos tejidos, que se vería incrementado con la colocación de un implante al mismo tiempo, aumentando los riesgos.

Mastopexia de aumento

Por tanto, la Mastopexia de aumento en un concepto complejo, que puede conseguir resultados espectaculares, pero que exige un estudio pormenorizado de cada caso y situación, y mucho diálogo para trasladar el tipo de resultado que podemos conseguir en cada caso. Esa es la clave del éxito. Muchas veces es más una cuestión de forma que de volumen.

No olvides que puedes encontrar  más información al respecto a este tema y otros tratamientos en nuestra página web  o incluso, volver a echarle un ojo a uno de nuestros anteriores artículos donde hablamos de «Aumento de mama; la mejor técnica». No olvides visitar nuestro Facebook  o Instagram y enterarte de los temas de actualidad sobre salud y la estética, o conocernos más a nosotros y nuestros servicios.

Leave a comment